Secretaría de Atención a Personas con Discapacidad del Partido Revolucionario Institucional
Omitir vínculos de navegaciónInicio » Sala de Prensa » Nota
CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS…SI
CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS…SI

CDMX
Lunes, 10 de febrero de 2020

Comunicado


CON LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS… ¡SI!

“El mundo no nos ha sido heredado por nuestros padres,
Nos lo han prestado nuestros hijos”
Luis Donaldo Colosio.

En los últimos meses nuestro país ha sido testigo de una serie de acontecimientos, que sin duda nos deben conducir a la reflexión, para posteriormente incidir en la propuesta y realizar acciones que nos permitan identificar, prevenir y erradicar estos hechos que lesionan lo más importante que tiene nuestra sociedad, las niñas y los niños.


El pasado 4 de noviembre en la frontera de los estados de Chihuahua y Sonora, seis niños y tres mujeres fueron asesinados por un grupo criminal, aún se desconocen los motivos de este atentado. Estos menores de edad nos recuerdan a todos aquellos que han muerto a consecuencia de la inseguridad y la violencia producida por el crimen organizado y en memoria de las víctimas debemos trabajar por un país más seguro que proteja la vida de niñas y niños.


El 10 de enero en Torreón, Coahuila, un niño de 11 años, disparó en contra de su maestra y posteriormente se suicidó, había tenido acceso a armas de fuego en su domicilio y con seguridad no tuvo una atención a su salud adecuada; este tipo de casos nos recuerdan episodios similares acaecidos en Estados Unidos, donde la combinación entre el acceso a las armas de fuego y la ineficiente cobertura de salud mental ha propiciado un clima de repetición continua. Es importante que tomemos cartas en el asunto y tengamos la voluntad de prevenir estos incidentes en el futuro.


El 22 de enero, como respuesta a otro atentado criminal, acaecido en Chilapa, Guerrero, donde 10 personas fueron asesinadas por un grupo criminal, la comunidad decidió armar y presentar como autodefensas, a menores de edad, entre los que se encontraban hijos de los fallecidos, esta noticia nos recuerda a niñas y niños que han sido reclutados por el crimen organizado u otros grupos armados, en contra de sus derechos humanos, al ponerlos en riesgo de muerte y de conflicto con la ley, una leva ilegal e inhumana, donde como sociedad hemos estado ausentes para proteger la vida y la integridad de este sector de la población.


Desde mediados del año pasado, se ha agudizado la crisis por el desabasto de medicamentos oncológicos, las familias de niñas y niños que buscan desesperadamente estos medicamentos, se han manifestado en distintos sitios como el Palacio Nacional y el Aeropuerto de la Ciudad de México, en ambos sitios han recibido rechazo, indiferencia e incluso agresiones por parte de la autoridad.


En la discusión pública, se afirma y niega la responsabilidad del Gobierno y la industria privada; se acusa a médicos de corruptos y a periodistas de embusteros; pero en el fondo subyace la lucha de niñas y niños recuperar su salud, más allá de las culpas, debemos acompañar a estas familias en su desesperación y sobre todo la inquebrantable esperanza de estos pequeños por vivir, ejemplo para todos nosotros.


Finalmente, desde nuestra frontera sur hemos recibido imágenes y testimonios del uso irracional de la fuerza en contra de niñas, niños y adolescentes migrantes; pero lo más cruel es que como consecuencia de estos actos, en la discusión pública han florecido las expresiones xenófobas y racistas, cuando deberíamos preocuparnos por proteger a estos menores de edad que abandonan sus lugares de origen, con la esperanza de salvar su vida, ante el crimen, el hambre y la miseria.

La infancia del mundo no necesita una nacionalidad para ser asistida y protegida, es la responsabilidad de la sociedad y el Estado, propiciar acciones para que puedan acceder a los mínimos derechos humanos, eso es lo que hemos pedido ante las instancias gubernamentales ante el maltrato que sufren niñas y niños mexicanos, cuando cruzan nuestra frontera e ingresan a territorio norteamericano.


Estos son algunos casos que, en las últimas semanas, nos deben invitar a una profunda reflexión sobre el futuro de nuestro país, las soluciones inmediatas y temporales solo van a paliar algunos de los problemas, pero necesitamos verdaderamente fijarnos una meta con indicadores medibles y estrategias evaluables, para asegurar los derechos de niñas, niños y adolescentes.


Una estrategia es darle mayor continuidad y presupuesto para cumplir la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que plantea erradicar la pobreza, dar mayor cobertura en educación, seguridad y salud. Es necesario tendernos la mano y más allá de las diferencias políticas e ideológicas, debemos sumarnos en una causa común, las niñas y los niños lo merecen.


Desde mi perspectiva personal, el origen la voluntad política es la solidaridad, es decir hacer el problema de otros, mi reto personal; la política es pensar siempre en el otro para que pueda superar las dificultades cotidianas, por eso nos hemos organizado democráticamente y hemos decidido a través del voto, elegir a quienes tomarán decisiones para el beneficio de toda la sociedad.


Pero no podemos quedarnos a la expectativa o en la simple crítica, de aquellos que toman decisiones con base en el poder que recibieron en las urnas; nuestra realidad actual requiere de un compromiso total de cada uno de nosotros y encontrar los puntos de convergencia en los grandes temas nacionales.
La infancia y sus derechos, los problemas que cotidianamente enfrentan tienen que unirnos como mexicanas y mexicanos, para establecer un diálogo democrático y pasar a la propuesta, al compromiso y a la acción.


Hoy día, estamos viviendo una irracional polarización, nos encontramos confrontados por nuestra visión de país y nos descalificamos en el diálogo, usando nuestra procedencia como insulto; por ello tenemos que buscar las causas que nos unan como país y los derechos de niñas, niños y adolescentes puede ser el detonante para la unidad nacional.


Es tiempo de la unidad, con las niñas y los niños, Si!.



Visitas: 188